Las lesiones por el acné causan roturas de la pared del folículo que pueden provocar que la infección se esparza por la dermis, y destruyan de esta forma el tejido sano de la piel. Esto derivará en una cicatriz.

¿Qué son las cicatrices de acné?

Las cicatrices provocadas por el acné se pueden distinguir entre:

Cicatrices hiperpigmentadas: Presenta una coloración oscura fruto de un mayor grado de melanogénesis vinculado al proceso inflamatorio de reparación, es por ello que presentan una coloración rosa o color café que permanecen una vez que el grano o barro desaparece.

Cicatrices atróficas: Son las cicatrices típicas de acné, que a veces simulan un piqueteado en la piel con forma de “U” o “agujeros o pozos”, es decir, son pequeñas hendiduras en la piel que se dan principalmente a personas con un tono de piel claro.

Cicatrices hipertróficas y queloides: Se caracterizan por ser rojas, duras y por producir picor, pero se mantienen en el límite de la herida quirúrgica. Las queloides se diferencian sólo porque crecen sobrepasando los límites de la herida de la piel.

 

¿Cuáles son las causas de las cicatrices de acné?

Si una lesión es complicada, como sucede con la inflamación crónica (acné), el riesgo de obtener una cicatriz es mayor.

Las cicatrices atróficas que provoca el acné se caracterizan por un hundimiento debido a la falta de colágeno. En este caso, por lo tanto, no se produce suficiente tejido para cubrir toda el área dañada.

 

¿Se puede prevenir?

Algunos consejos para prevenir las cicatrices de acné son evitar la tentación de tocar los puntos negros, las espinillas y otras imperfecciones, con los dedos o con cualquier otro objeto. Cuándo presiona demasiado estas imperfecciones (en especial las que no están totalmente formadas aún) puede dañar las venas finas, las glándulas y los tejidos que los rodean. Esto puede empeorar los síntomas del acné y aumentar el riesgo de que se formen cicatrices.

 

Tratamientos para las cicatrices de acné

Las marcas de acné o cicatrices de acné se pueden eliminar con diferentes métodos teniendo en cuenta el tipo de piel y el tipo de marca en la piel. Dada la alta incidencia del acné en la parte más visible del cuerpo, el rostro, es importante saber escoger un buen tratamiento para dejarlo sin ningún tipo de señal.

Una de las opciones más efectivas es el láser para cicatrices. Dependiendo del tipo de cicatriz de acné se recurrirá a un tipo de láser u otro:

Las cicatrices hiperpigmentadas pueden aclararse de forma acelerada y con muy buen resultado utilizando láseres capaces de calentar la melanina, como el láser de Alejandrita Q-Switched o la Luz Pulsada Intensa de Uso Médico (IPL).

Las cicatrices atróficas, son muy comunes, se han beneficiado notablemente de los avances en tecnología láser. Pueden usarse dos tipos de láser para tratarlas:

  • Láser CO2 Fraccional Ablativo: Trata tanto la epidermis como la dermis y requiere algún tiempo de convalecencia.
  • Láser Fraccional No Ablativo Infrarrojo: No afecta a la epidermis, sólo calienta la dermis. Por tanto no tiene fase exudativa y la recuperación es más rápida. Ambos tratamientos producen una fotocoagulación distribuida en microcolumnas rodeadas de tejido sano, que activa el fenómeno reparativo de forma inmediata.

La aplicación del láser no es dolorosa y consiste en desplazar la luz del láser (emitida desde un aparato especializado) por la cicatriz para disminuir las lesiones de las primeras capas de la epidermis y suavizar las irregularidades cutáneas, así como quitar o eliminar las cicatrices paulatinamente, a medida que se provoca la renovación de las capas superficiales de la piel.

Otros tratamientos para las marcas de acné o cicatrices atróficas son las inyecciones de ácido hialurónico, los derma-rollers o rodillos dermatológicos y las inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP). También se puede usar la radiofrecuencia, un sistema parecido al láser, para tratar este tipo de cicatrices.

Si quieres información sobre este tratamiento la clínica LUMÉNIZ te invita a pasar por una consulta médica totalmente GRATUITA en nuestra sede ubicada en Av. Benavides 1967

LUMÉNIZ, es el primer Centro Especializado en Medicina Estética Láser. Desde 1992 brinda los últimos tratamientos corporales, faciales y laser, con lo último en tecnología, un staff médico de primer nivel.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Este campo es requerido.

Este campo es requerido.

¿Necesitas ayuda?